Cosas que hacer en Nueva York: Las 10 mejores actividades


Artículo de Eloise Barker para British Airways

Fotografía del título de tobiasjo

Ir a Navegación

Última actualización: diciembre de 2018

No habrá terminado con Nueva York hasta que no haya recorrido sus sitios más emblemáticos. Descubra los principales lugares de interés y los de obligada visita de NYC: tanto si tiene pasión por las alturas o por la moda, lea todo sobre las diez mejores cosas que hacer en Nueva York, y reserve con anticipación las entradas a algunos lugares.

1. Ascienda al edificio Empire State

Una visita a la eternidad de las colas y los épicos viajes en ascensor del Empire State Building, un edificio tan inmenso que cuenta con su propio código postal, es toda una prueba de resistencia. No obstante, todos deberíamos hacerlo como mínimo una vez en la vida. Desde la enorme plataforma de observación estilo art déco del antiguamente edificio más alto del mundo, aún pueden divisarse cinco de los cincuenta estados de los Estados Unidos, más la isla de Manhattan al completo. El hermoso edificio Chrysler, antaño un gran rival por el título de "edificio más alto del mundo" reluce derrotado algo más abajo.

El edificio Empire State abre de 8:00 a 2:00 de la mañana. Si bien las colas para visitarlo nunca cesan por completo, el mejor momento para hacerlo es probablemente antes de las 10:00, especialmente si viene con niños. Adquirir un pase exprés le permitirá saltarse las largas esperas dentro, aunque nada le evitará los estrictos controles de seguridad parecidos a los del aeropuerto. Una vez que los supere, podrá visitar las plantas 86.ª y 102.ª.

Consejo de expertos:

Aunque la planta 86.ª puede saber a poco a los amantes de las alturas, es más económica, está al aire libre y ofrece posiblemente mejores vistas que las plantas superiores.

Reserve plaza para subir a la plataforma de observación del Empire State Building (planta 86.ª)

2. Suba a la cima del Top of the Rock

Cuando la gente habla del "Top of the Rock" (normalmente en frases similares a "No subimos al Empire State, sino que fuimos al Top of the Rock"), se refieren a la plataforma de observación del 30 Rockefeller Plaza. Este colosal rascacielos cuenta con uno de los miradores más populares de Nueva York en la planta 70.ª. Desde ella, puede percibir el verdadero tamaño de Central Park, que se extiende como un vasto mar verde bajo sus pies. Además, desde este mirador podrá ver el majestuoso Empire State (algo que no podrá hacer desde el propio edificio, número 1 de nuestra lista). Al igual que el Empire State, el periodo más frecuentado es durante el ocaso, cuando la luz resulta óptima para sacar fotografías.

En la planta baja, el Rockefeller Center demuestra su verdadero esplendor a lo largo de la temporada festiva, fechas en las que tendrá la oportunidad de contemplar a la famosa compañía de baile de precisión Radio City Rockettes, respirar el fresco aroma de uno de los árboles de Navidad más grandes de Nueva York y deslizarse por la pista de patinaje sobre hielo más famosa de la ciudad.

Consejo de expertos:

El momento más popular para visitar el Top of the Rock es el atardecer. Si realiza su reserva para una de las franjas horarias más codiciadas del día, prepárese para pagar 10 USD más.

Reserve entradas para la plataforma de observación Top of the Rock de Nueva York

Cuando se acerque a conocer a la Estatua de la Libertad, no olvide saludarla con un "Bonjour", ya que es francesa, y fue construida por Gustav Eiffel, el famoso ingeniero.

  • Vista aérea de la Estatua de la Libertad al amanecer. © Tetra Images.

    Talla 879

    Lady Liberty wears a size 879 shoe – try those on for size! A new Statue of Liberty Museum opens on Liberty Island in spring 2019.£399 pp

    Reserve unas vacaciones

3. Conozca la Estatua de la Libertad y visite Ellis Island

La formidable Estatua de la Libertad, primera dama de honor de América, se alza sobre una isla anclada en el puerto de Nueva York. Para visitarla, solo hay que tomar un ferri. Al llegar, salúdela con un "Bonjour", pues es francesa. De hecho, su creador fue el famoso ingeniero galo Gustav Eiffel. También puede reservar una visita a la corona, aunque subir los 146 escalones que componen la escalera de caracol no es tarea fácil.

La isla de la Libertad y Ellis Island se encuentran a poca distancia en ferri. Ellis Island fue una estación de control migratorio, por donde pasaron 12 millones de inmigrantes, incluidos Bob Hope, en 1908, y Cary Grant, en 1920, junto con muchos otros olvidados. El museo de la isla es inspirador a la par que descorazonador, ya que emigrar a los Estados Unidos continúa siendo tan difícil como antaño.

Consejo de expertos:

El resto de islas de la ciudad sirven de desahogo para huir del ajetreado centro, y puede optar por pasear tranquilamente por Staten Island, relajarse en Governor's o participar en un concurso de comer perritos calientes en Coney.

Reserve entradas para el tour por Ellis Island y la Estatua de la Libertad

4. Dedique unos momentos a pensar ante el monumento y museo dedicado a los fallecidos en el 11-S

Iba a ser muy complicado erigir un monumento a las víctimas y héroes del 11-S en Nueva York. La magnitud de la tragedia y el enorme hueco que dejaron las Torres Gemelas del World Trade Center parecía un vacío imposible de rellenar. Ahora, las huellas dejadas por las bases de ambas torres se han convertido en dos piscinas sumergidas en las que caen cascadas de agua constantemente. El monumento, conocido por el nombre de "Reflecting Absence" (El reflejo de la ausencia), es un tributo a gran escala.

Bajo este sencillo pero monolítico par de monumentos, encontrará el Museo Nacional al 11 de Septiembre, en lo que eran los cimientos originales de las Torres Gemelas. En todas las exposiciones pueden encontrarse dispensadores de pañuelos de papel, ya que son necesarios a menudo: podrá ver todo tipo de objetos quemados de la forma más horrenda y equipos derretidos de los primeros valientes que respondieron en la emergencia. Complete su visita, y termine con un rayo de esperanza, subiendo a la plataforma de observación del One World Trade Center. El edificio más alto de la ciudad ofrece unas hermosas vistas del perfil urbano de Nueva York.

Consejo de expertos:

Este no es el único lugar en los que se pueden contemplar los acontecimientos del 11 de septiembre. El 9/11 Tribute Museum está a cinco minutos hacia el sur y está gestionado por la asociación de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre. Ofrece interesantes visitas guiadas realizadas por personas que se vieron personalmente afectadas por los acontecimientos.

Haga una visita al Monumento Nacional al 11 de Septiembre

  • Coches y taxis en la ajetreada Times Square. © ShutterWorx.
  • La ballena azul gigante del Museo Americano de Historia Natural. © dleiva/Alamy Stock Photo.

    Busque y encuentre...

    Stand under the blue whale in the Irma and Paul Milstein Family Hall of Ocean Life… can you see its belly button? (Head towards its tail to spot it).£279 return

    Encuentre nuestros vuelos más baratos
  • Mujer sentada en un banco de Central Park. © Astrakan Images.

    Central Park

    Toda gran ciudad precisa de un gran parque: Central Park abarca 3,4 km² y se completa con lagos, senderos transitables y árboles preciosos. En primavera cabe esperar árboles en flor por las avenidas, patitos nadando en el lago y tulipanes abriéndose en el parque de Shakespeare.

5. Pasee tranquilamente por Central Park

En pleno centro de la ciudad con mayor ajetreo del mundo se encuentra un pequeño pedacito de cielo: Central Park. Bajo este nombre podemos encontrar unas 33 hectáreas de terreno verde que abarca buena parte de Upper Manhattan. Elevadas torres se erigen en todas direcciones, observando el parque, como si de visitantes en un terrario se tratara. En el parque, verá a los neoyorquinos en su ritmo más pausado. Los estudiantes se tumban en la hierba, mientras que los turistas, los adictos a Instagram y la prensa nacional se agolpan para obtener las mejores instantáneas de Bow Bridge. Entre los habitantes del parque se encuentran innumerables perritos, que van con correas cortas, y los niños, que campan a sus anchas, con trineos en invierno y con barquitos teledirigidos en verano.

No olvide rendir tributo a los residentes permanentes: las estatuas de Alicia en el País de las Maravillas y Balto, el valiente perro de trineo de Alaska. Pasee por Strawberry Fields, un sereno rincón del parque dedicado a John Lennon (de los Beatles) que se sitúa justo bajo su antiguo hogar en Dakota Apartments.

Consejo de expertos:

En verano, no se pierda Shakespeare in the Park, en el teatro Delacorte, donde podrá asistir a representaciones gratuitas de las obras más famosas de Shakespeare al final de la tarde.

Alquiler de bicicletas en Central Park

6. Contemple obras de arte en el Met

Que una ciudad tan importante como Nueva York a nivel cultural esté repleta de museos no debería sorprender a nadie. Si desea ser testigo de la colección más completa, visite el Met, es decir, el Museo Metropolitano de Arte, por si no conocía su abreviatura, que es uno de los museos de mayor tamaño del mundo. Su impresionante colección cuenta con más de dos millones de obras de arte repartidas entre varios edificios. El museo principal se encuentra en la 5.ª Avenida. La mayoría de los visitantes acuden directamente a las salas sobre Egipto, que pueden estar a rebosar de gente, pero aun así no debe perderse el importante Templo de Dendur ni la tradicional colección de momias.

En la sala de armas y armaduras podrá ver otro tesoro de fama mundial, y desde allí, podrá pasar cómodamente al ala sobre EE. UU. y contemplar el premiado óleo "Washington Crossing the Delaware", de Emanuel Leutze. Además, aquí se albergan también los trabajos más recientes de Georgia O'Keefe. La zona de los impresionistas se encuentra arriba: Van Gogh, Monet... Las piezas de arte más conocidas del museo.

Consejo de expertos:

No se pierda las exposiciones de moda del Met. Estos espectaculares eventos atraen a fashionistas de la vida real, tal cual los personajes de la película "El diablo viste de Prada".

Compre la tarjeta New York CityPASS y acceda a seis de los mejores lugares de interés de la ciudad, incluido el Museo Metropolitano de Arte.

  • Metropolitan Museum of Art. © Patti McConville / Alamy Stock Photo.

    Galerías de arte magníficas

    Acérquese a conocer sus obras de arte favoritas del Museo Metropolitano de Arte y no olvide buscar a la mascota del museo: el hipopótamo William, pieza egipcia de cerámica de fayenza de 2000 años de antigüedad.

    Guía de viaje a Nueva York

7. Atrape la esencia de Nueva York en Times Square

Times Square, el lugar más visitado del planeta, se halla en el distrito de los teatros y se caracteriza por un sinfín de paneles digitales, así como por una gran multitud de turistas con hambre de fotografías típicas. Muchos peregrinan hasta aquí para conseguir entradas baratas para los musicales de Broadway, aunque algunos solo vienen para sacarse un selfi en pleno centro neurálgico del mundo.

La mejor forma de hacerse con entradas para el mismo día de los espectáculos clásicos de Broadway es hacer cola en la oficina de TKTS: hay una justo en Times Square, bajo las escaleras. Aquí podrá obtener descuentos del 50 % en los exitazos de Broadway, como El Rey León, Chicago o Jersey Boys. También es posible realizar reservas en línea o participar en una lotería de entradas para ese mismo día de los espectáculos más populares. Las de Hamilton suelen ser de las más difíciles conseguir (pero merece la pena intentarlo).

Consejo de expertos:

Busque al vaquero desnudo, artista callejero denominado así, que actúa a la hora del almuerzo (¡por lo menos lleva slips!).

Elija cinco atracciones, museos o excursiones que visitar con el pase turístico New York City Explorer Pass, incluido Ripley's Believe It or Not! de Times Square

8. Sorprenda a los niños en el Museo Americano de Historia Natural

El Museo Americano de Historia Natural es el paraíso de los niños, los amantes de la naturaleza y los entusiastas de los dinosaurios. Puede que haya ganado fama a raíz de las películas "Noche en el museo", pero son sus exposiciones (incluida una nueva muestra destacada sobre el cambio climático) las que hacen que el público vuelva a visitar las instalaciones.

Este museo alberga unos 33 millones de especímenes, algunos encantadores y otros con demasiadas patas como para que se les considere monos. En el pabellón de los saurisquios de la cuarta planta hay un esqueleto de tiranosaurus rex, que por supuesto encantará a los más pequeños. Los dinosaurios están lejos del pabellón de los meteoritos de la primera planta, donde se encuentra desde 1906 el meteorito más grande que llegó a los Estados Unidos desde el espacio. Asimismo hay un amplio espacio dedicado al... espacio: el Rose Center, que cuenta con un planetario enorme.

Consejo de expertos:

No se vaya sin ver la secuoya gigante talada de 1400 años (¿por qué no intenta contar los anillos?) en la sección relativa a los bosques americanos. Si prefiere ver algo de aún más atrás en el tiempo, busque a la famosa Lucy, cuyos restos óseos tienen una antigüedad de 3,18 millones de años, lo que la convierte en uno de nuestros antecesores más antiguos. Se encuentra en el pabellón sobre los orígenes de la Humanidad de Anne and Bernard Spitzer.

Visite el Museo de Historia Natural de Estados Unidos

9. Cruce el puente de Brooklyn

Hasta que no abandona Manhattan no sabe lo que es la Nueva York de verdad. Cada día, 10 000 peatones cruzan el puente de Brooklyn para acudir al famoso barrio que lleva su nombre. ¿Por qué no unirse a ellos y cruzar el Hudson? Es un paseo de 35 minutos. Pero el puente no es su único atractivo. Disfrute de las hermosas vistas de la Estatua de la Libertad y Lower Manhattan que se divisan entre sus tirantes. Además, podrá hacer el recorrido en una bicicleta de Citi Bike, disponibles para alquilar por toda la ciudad. De este modo, cruzar al otro lado será mucho más rápido, pero más difícil si lo que pretende es hacerlo con un helado en la mano.

Cuando ya se encuentre en el lado de Brooklyn, el sitio más moderno es Williamsburg. Dumbo (Down Under the Manhattan Bridge Overpass, paso bajo el puente de Manhattan) cuenta con el parque Brooklyn Bridge Park, y el jardín botánico Brooklyn Botanic Garden vuelve a ser quien era en primavera, cuando los cerezos están en flor.

Consejo de expertos:

Brooklyn Bridge Park es un parque situado en la ribera del río que cuenta con una serie de muelles e incluso con una pequeña playa de rocas (por el muelle 4). La razón principal por la que acudir a este parque es porque es ideal para celebrar un pícnic y para apreciar unas vistas espectaculares del perfil urbano de la ciudad. De todos modos, si le interesan seguir viendo estampas de postal, ¿por qué no se plantea hacer una excursión en ferri?

Reservar un recorrido turístico en ferry

10. Recorra a pie el parque de High Line

¿Se ha cansado ya de mirar hacia arriba para ver los rascacielos? Para aliviar la tortícolis, nada mejor que un paseo por el parque de High Line. High Line, un antiguo viaducto ferroviario abandonado, volvió a abrir sus puertas en 2009 a modo de parque público. Sus largos senderos transitables atraviesan hermosos jardines con césped, obras de arte urbano y parterres a varios metros por encima del suelo. Lo mejor de todo es que se puede visitar de forma gratuita. Entre y salga del parque desde cualquiera de los ascensores y escaleras que encontrará en el barrio de Chelsea. A lo largo de su recorrido, podrá observar las vistas del oeste de Manhattan o a los hípsteres en su hábitat natural, acomodados en las tumbonas del parque. Abra bien los ojos en busca de Nabisco, cuna de las galletas Oreo, y el edificio IAC, de Frank Gehry.

Consejo de expertos:

Después de dar un paseo, pase por el Chelsea Market, que se encuentra muy cercano: mercado gastronómico urbano donde se venden desde minirrosquillas o helado hasta sándwiches gigantes de pollo frito.

Dónde alojarse

The Plaza

Si busca el glamur clásico, solo lo encontrará en The Plaza. La gran dama del panorama neoyorquino se sitúa en Central Park y sirve un té de la tarde maravilloso. Alojarse aquí es como hacerlo en un monumento de mármol, que está, además, repleto de tiendas, salones gourmet, restaurantes, un spa y un salón de belleza, todo ello bajo el mismo techo. Dan ganas de quedarse aquí para siempre aprovechando toda la oferta de ocio del hotel, y luego hacer como Kevin, el protagonista de "Solo en casa": encerrarse en una suite a comer helado del servicio de habitaciones y ver películas.

Reserve una estancia en The Plaza

InterContinental Times Square

El elegante InterContinental Barclay está situado en el corazón del bullicio. Este moderno hotel tiene una ubicación maravillosa; estará encantado con los ventanales de suelo a techo de la habitación. Los amplios baños tienen lujosas duchas con chorro de lluvia que le vendrán de perlas después de hacer ejercicio en el gimnasio del hotel.

Reserve una estancia en el InterContinental Times Square

Roosevelt

Si aparca la maleta en The Roosevelt, estará a menos de una manzana de la estación de Grand Central. Este inmenso hotel repleto de historia cuenta una original decoración de estilo art déco, tiene una fabulosa relación calidad-precio y debe su nombre al presidente que lo inauguró en 1924. El bar que tiene en la azotea ofrece vistas a los rascacielos de la ciudad, el lugar ideal para brindar por Nueva York después de un duro día de turismo.

Reserva una estancia en el Roosevelt Hotel