Descubra Vancouver


Por Eloise Barker

Fotografía de Wan Ru Chen / Getty Images

Ir a Navegación

Junio 2017

Rodeada de mar y montañas, los alrededores de Vancouver son parte integral de su ADN, al igual que sus brillantes rascacielos. Desde patinar por el paseo marítimo a tirarse por las pistas de esquí, esta agradable y verde ciudad ofrece posibilidades para todos los gustos.

Grandes espacios al aire libre

El Stanley Park, a las afueras de la ciudad, reposa sobre un dique. Dé un paseo a lo largo del dique, busque una playa o sumérjase en el parque arbolado. Grouse Mountain, accesible en el teleférico que pasa por encima de la ciudad, ofrece una vista impresionante de la red de calles y del resplandeciente puerto de Vancouver.

Si desea hacer algo más que solo mirar, conduzca hasta el parque del puente colgante de Capilano, a sólo diez minutos en coche. Si el puente colgante le da vértigo, ¡no ha problema! Puede dar un paseo por el acantilado alrededor del cañón y descubrir su fauna. Quizás se encuentre con Henry, la gran garza azul, un residente del lugar que no es nada tímido.

Dónde alojarse: The Burrard proporciona bicicletas de forma gratuita, lo cual es muy conveniente para hacer turismo por Stanley Park.

Grandes espacios cubiertos

Granville Island cuenta con una fábrica de cerveza propia y un mercado en el que se pueden encontrar las mejores delicatessen de la ciudad. South Granville, también conocido como "gallery row" o fila de galerías, a muy poca distancia del mercado de Granville sobre un hermoso puente, tiene las mejores tiendas de artículos para el hogar.

Si va con niños y el día está lluvioso, la mejor manera de animar a todo el mundo es darse una descarga de electricidad estática en el museo de ciencias. También puede visitar el acuario, uno de los mejores del mundo. En su interior, no solo acoge a peces, sino también a nutrias marinas y ballenas blancas. Más tarde, asista a un partido de hockey sobre hielo en el estadio para vivir emociones fuertes a un ritmo desenfrenado.

Dónde alojarse: las familias apreciarán las suites del hotel The Rosedale on Robson, que disponen de cocina para poder hacer la cena después de un gran día en el estadio o en el museo.

  • Puente colgante de Capilano, Vancouver. Fotografía: Alexandre Deslongchamps / Getty Images.

    Caminar en el aire

    Take a trail that’s suspended 70 metres above the Capilano river.£549 pp

    Reservar vuelos y hoteles

Gourmet y abundancia

Aquí se le da mucha importancia al brunch, como debe ser. Puede ir a comer gofres a Medina, justo en el centro de la ciudad, o probar el Bloody Mary al estilo canadiense: el Bloody Caesar. ¿Sabe cuál es su ingrediente secreto? El zumo de almejas.

Para el almuerzo, elija varias piezas del carrito de dim sum, en uno de los muchos y magníficos restaurantes del barrio chino de Vancouver. Si desea tomar algo rápido, en Savary Island Pie Company de Vancouver sirven grandes porciones de tarta de manzana, y Beaucoup Bakery & café es un lugar muy popular para degustar un Kouign Amann o pastel de mantequilla al cardamomo al estilo francés.

El poutine es un plato típico de la cocina canadiense hecho a base de patatas fritas, queso mantecoso y una salsa de carne. Aunque es originario de Quebec ya ha llegado a las calles de Vancouver. Disfrute de este plato tras una larga caminata en La Belle Patate.

Para la cena, vaya a la histórica ciudad de Gastown, que tiene la mejor selección de restaurantes probados y comprobados, además de un mercado de cerveza artesanal. The Flying Pig es uno de los favoritos para degustar un gran "steak" al estilo americano, además de pescados y mariscos. 

Dónde alojarse: los verdaderos gourmets quedarán alucinados con el restaurante YEW del Four Seasons Hotel. Este es uno de los mejores restaurantes de pescado de la ciudad. Observe la exposición de pescados y mariscos antes de pedir la cesta del pescador o una ensalada de atún a la plancha.

  • Tótems de Thunderbird House y Sky Chief. Fotografía: William Manning / Getty Images.

    Tótems de los indígenas

    El Stanley Park de Vancouver alberga una colección de tótems ubicados en Brockton Point. Tallados y pintados a mano, son una atracción popular para los visitantes, aunque algunos son réplicas.

  • Pingüinos africanos en el acuario de Vancouver. Fotografía: Neil Fisher.

    Visitantes curiosos

    Los pingüinos africanos son también denominados en inglés como "Jackass", por su fuerte forma de llamar, parecida a un burro rebuznando. El acuario de Vancouver no es solo para los amantes de los peces.

  • Gofres en el Café Medina. Fotografía: Issha Marie.

    El dulce más dulce

    Corone sus gofres en el Café Medina. El sirope de arce es una buena opción. En Quebec se elabora alrededor del 70% de la producción mundial de este jarabe. Se puede verter sobre cualquier cosa: desde la tarta de nueces hasta el tocino.

Un barrido en hidroavión

Visite Victoria (capital histórica de la Columbia Británica) en la isla de Vancouver, situada a un vuelo corto en hidroavión de la ciudad que lleva su mismo nombre. Salga de la capital y déjese seducir por su apabullante paisaje natural, tanto desde el mar como desde el aire. Descubra a las focas acurrucadas en las rocas en cuanto las nubes desaparecen. Aquí el clima cambia rápidamente y con frecuencia es más cálido y soleado que en el continente. Recorra los jardines Butchart para seguir disfrutando de la naturaleza o diríjase a la sidrería Sea Cider para participar en una degustación de su rico producto antes de salir en busca de orcas y ballenas jorobadas a lo largo y ancho del océano.

Dónde alojarse: The Fairmont Empress, un hotel emblemático, cuyo té de las cinco y su fantástico spa son dos atracciones sin parangón. No deje de probar ambos, uno detrás del otro.

  • Canoeing on a calm lake in Whistler, Canada. Photo credit: Visual Communications.

    El remo al poder

    Make a splash in Whistler’s pristine lakes and remember to enjoy the mountain reflections in the water.£549 pp

    Reservar vuelos y hoteles

Nos vemos en las pistas

Whistler es un lugar que adoran los esquiadores; es simplemente es una de las mejores estaciones de esquí del mundo. A dos horas en coche desde Vancouver, entre montañas, las pistas son increíblemente altas y lo suficientemente anchas como para no llenarse de gente y poder esquiar tranquilamente en primavera. Tome la pista azul Cloud Nine, en la montaña Blackcomb, y deslícese admirando el hermoso paisaje que se abre ante sus ojos. Desde aquí se puede hacer una excursión de un día, pero lo más probable es que desee disfrutar del "après ski" en Whistler Village, que cuenta con un sorprendente número de restaurantes de sushi.

Dónde alojarse: el Delta Whistler es un hotel de gama media. Si se aloja aquí podrá ahorrar para el esquí.

Un poquito de las Rocosas

Muchos visitantes vienen a Vancouver para comenzar un viaje épico a las increíblemente espectaculares Montañas Rocosas. Alquile un coche y explore Kamloops y Banff, y llegue hasta Calgary. También puede tomar el tren, si lo desea. El tren Rocky Mountaineer hace un recorrido por un paisaje espectacular y a veces ralentiza la marcha para que los pasajeros puedan ver osos marrones y negros desde las ventanillas de camino a las aguas glaciales del lago Louise. 

Dónde alojarse: Fairmont Chateau Lake Louise, un impresionante edificio con vistas a la ciudad. Está decorado como un auténtico chalet alpino. Las pistas de esquí que hay cerca del hotel están abiertas en invierno.

enlaces de navegación a pie de página

Logotipo de British Airways.