¿Quién diseño el logotipo "Yo amo NY"?


Por Zach Udko para la revista High Life de British Airways

Fotografía de Stefan Ruiz

Ir a Navegación

May 2016

Con solo tres letras y un símbolo, el logotipo de Milton Glaser, "Yo amo NY", cambió el destino de Nueva York y se convirtió en uno de los emblemas más reconocibles de todos los tiempos. Con motivo del 40 aniversario de su creación, High Life entrevista al hombre que hay detrás del diseño.

En 1976 el diseñador gráfico Milton Glaser se sentó en la parte trasera de un taxi con un lápiz de color rojo, un sobre rasgado y una idea que se convertiría en el centro de la creación de la moderna Nueva York.

Enfrentada a un déficit de mil millones de dólares y al borde de la quiebra, la ciudad estaba en un estado de pánico debido a la delincuencia, la suciedad y la falta de servicios públicos. "Esos fueron unos años especialmente duros para la ciudad", dice Glaser. "Recuerdo estar cenando con mi mujer y decirle: Vamos a dar un paseo, y ella contestar que no porque tenía miedo por todos los robos que ocurrían a diario". Los residentes huían en gran número y la otrora vibrante ciudad parecía haber perdido su brillo. "Era un buen momento para comprar un apartamento", sonríe Glaser, ahora con 86 años, que vivía en el Upper West Side en aquellos tiempos.

El hombre que ayudó a que el mundo se volviera a enamorar de Nueva York se niega a ver a su ciudad natal simplemente como otro destino

Desesperado por incrementar el turismo para transformar la imagen sombría de la ciudad, el Departamento de Desarrollo Económico del Estado de Nueva York contrató a la agencia de publicidad Wells, Rich, Greene, que a su vez se puso en contacto con Glaser, al que se le ocurrió una versión inicial del logotipo que ofreció gratuitamente (dos especie de rombos de color rojo, uno al lado del otro, con las palabras "I love" escritas en una, y "Nueva York" en la otra).

Una semana más tarde, mientras viajaba en taxi, a Glaser se le ocurrió un enfoque más efectivo. Garabateó su idea en la parte de atrás de un sobre y se se fue directo a la oficina del comisionado Bill Doyle. El sobre ahora se encuentra en la colección permanente del Museum of Modern Art Glaser, que pensaba que la subsiguiente campaña publicitaria de 1977 durara solo tres meses pero que nadie parece olvidar. "A veces, cuando voy a Chinatown creo que es un anuncio de "Yo amo NY" porque en algunos lugares literalmente cubre todas las paredes. El misterio de por qué ciertas cosas persisten en la memoria es irracional".

Descubra nuestras tarifas más económicas a Nueva York >

  • Las tarjetas postales que llevan el icónico logotipo "Yo amo NY" se pueden encontrar en todo Manhattan © Bill Hornstein/Getty

    Escuchemos a Nueva York

    El diseño de Glaser se ha dibujado en numerosos artículos de recuerdo o souvenirs, distribuidos por vendedores ambulantes y comprados por entusiastas turistas que quieren tener su propio pedazo de la ciudad. También había una canción creada en 1977 que acompañaba al logotipo y que se convirtió en la canción del estado de Nueva York.

    Reserve un viaje a Nueva York
  • Una vista de Hell’s Kitchen and Chelsea, donde Glaser reside en la actualidad © Thomas Janisch/Getty

Al principio Nueva York tomó la decisión de no adquirir los derechos de autor del logotipo, con el fin de fomentar su uso pero en 1994 Empire State Development comenzó a recolectar los derechos de la licencia, ganando en la actualidad para el estado millones de dólares todos los años. Los artículos de mercadotecnia con este logotipo generan más de 30 millones de dólares al año, ninguno de los cuales llega a las manos de Glaser. Sin embargo, él se muestra pragmático: "No necesito más dinero. Me gano bien la vida con otras cosas. Todos esperamos que al final de nuestra vida hayamos tenido algún efecto sobre los demás. Y yo tengo esa sensación todo el tiempo".

Con "Yo amo NY", Glaser cree que la forma es a menudo más importante que el mensaje: "Es una respuesta a una abstracción; algo acerca de la naturaleza de la concepción de esas formas geométricas y la voluptuosidad del corazón. El arte consiste en llegar a esas partes del cerebro que tienen un respuesta emocional". Todo comenzó a la edad de cinco años, cuando su primo mayor le mostró una bolsa de papel inflado y le preguntó si quería ver a un pájaro. "Pensaba que tenía un pájaro en la bolsa", recuerda Glaser. "Pero no; lo que tenía era un lápiz. Y tomó el lápiz de la bolsa y dibujó un pájaro en la misma. De repente, la idea de que se podía crear vida con un lápiz o algo que se aproximaba mucho ella, resultó abrumadora. Y recuerdo que en ese momento, casi me desmayo".

Una vez que se lanzó el hechizo, Glaser se encontró en un camino ineludible hacia una carrera dedicada a la creación artística: "Nunca fui tan feliz como cuando estaba creando algo", afirma.

  • Símbolo de Nueva York: Glaser diseñó el logotipo inicial en uno de los emblemáticos taxis amarillos de la ciudad © Getty
  • El diseño de Glaser aparece en numerosos artículos para el recuerdo o souvenirs, que los entusiastas turistas compran para tener su propio pedazo de la ciudad © Getty

    Más que un símbolo

    El logotipo y la campaña de publicidad fueron parte de un proyecto más grande para limpiar las peligrosas calles de la ciudad en la década de 1970 que transformó Manhattan en la capital turística que conocemos en la actualidad.

    Planee una escapada a Nueva York
  • El edificio Cooper Union donde Milton Glaser estudió Arte © Tetra Images / Getty

    Grandes diseños

    El edificio Cooper Union es una prestigiosa escuela de arquitectura e ingeniería en el East Village, Nueva York. Es muy conocido por la dificultad que supone ser admitido, con una tasa de aceptación por debajo del 10 por ciento.

    Reserve vuelos a Nueva York

En el transcurso de las ocho décadas siguientes, Glaser vio como se transformaba Nueva York desde varios puntos de vista diferentes. Tras vivir 17 años en el East Village, por sus estudios de Arte en The Cooper Union y más tarde en Bolonia, sus vecinos fueron Allen Ginsberg y WH Auden. "En aquel entonces, todo giraba en torno a Downtown. ¡Todo! Desde Andy Warhol a los Grateful Dead", dice Glaser. Después de pasar más de 30 años en el Upper West Side, en la actualidad vive con su esposa, Shirley, en Chelsea.

Recientemente, Glaser diseñó el cartel de la última temporada de Mad Men; una imagen psicodélica que hace referencia a la carátula de los grandes éxitos de Bob Dylan que también diseñó en 1966. Indagando en el pasado del mundo de la publicidad de la década de 1960, Glaser encontró la serie de Matthew Weiner que le vino como anillo al dedo. "Fue reconfortante. Me hizo darme cuenta de la precisión de mis observaciones en ese momento. Estaba en esas oficinas y la gente era así, creando ofertas y llamando a chicas. En realidad, eran todos una panda de chiflados. Esas personas estaban bastante locas. Todo era verdaderamente irracional pero parecía muy normal en aquel momento."

Glaser trabaja actualmente en la identidad visual para el estado de Rhode Island. Hace poco escribió una nota a la gobernadora Gina Raimondo, explicando los elementos esenciales de un diseño efectivo. 'Le dije: "No sólo hay que crear algo que sea memorable sino hay que hacer algo que genere afecto. La gente tiene que sentirse bien cuando lo contemple".

El hombre que ayudó a que el mundo se volviera a enamorar de su ciudad natal se niega a ver a Nueva York simplemente como un destino más. "No tiene la singularidad característica de un lugar concreto. Lo tiene todo: los máximos, los mínimos, lo mejor, lo peor, todo a la vez", afirma. "La única cosa que se puede hacer si eres neoyorquino es refrenar los juicios. Uno no se cree todo que le cuentan porque le han mentido demasiado a menudo y está constantemente viendo las cosas cambiar.

"Creo que se podría llegar a ser sabio en Nueva York debido a sus contradicciones y complejidades", dice Glaser quien además afirma que no puede imaginarse viviendo en otro lugar. "No hay nada simple aquí". Sin embargo, la carrera de Glaser es un recordatorio de una verdad de suma importancia: a veces el gesto más simple puede tener un enorme impacto en el mundo.

enlaces de navegación a pie de página

Logotipo de British Airways.